Necesario combatir con eficiencia La Trata de Personas que día a día crece notablemente, Gabriela Jiménez Godoy

Columnista

Agosto 11, 2018

El pasado 10 de agosto de 2018, participé en la presentación del cortometraje “La última clase”, organizado por la “Coalición de Estudiantes y Profesionistas por un México Mejor, A.C.”. El objetivo de dicho material es sensibilizar a los estudiantes de nivel medio y medio superior sobre los riesgos que enfrenta la ciudadanía en cuanto a la trata de personas.

Tomando en cuenta que este fenómeno, es un negocio alarmantemente lucrativo, sólo superado por el tráfico de drogas y de armas, que genera ganancias que van de los 32 a los 36 mil millones de dólares al año, cada 30 de julio se conmemora a nivel internacional el “Día Mundial contra la Trata de Personas”, con el fin de que gobiernos y las organizaciones de derechos humanos se unan en una sola voz para provocar una reflexión en la sociedad y sensibilizarlos respecto la trascendencia de implementar protocolos de prevención.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en 2016, más de 40 millones de personas han sido sometidas a trata de personas y nivel mundial, México es el quinto país con mayor número de víctimas.

De acuerdo con el Diagnóstico sobre la Trata de Personas de la CNDH actualizado en 2016, encontró que en México 93.4% de las víctimas de trata son mujeres, y más del 50% de las víctimas de este delito son indígenas, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos

El dato más desgarrador es que a nivel mundial, el 28% de las víctimas de trata de personas nivel mundial son niñas y niños, denunció la UNODC en México. Estos pequeños, representan ganancias multimillonarias al ser protagonistas de perversos videos infantiles que pulverizan su dignidad humana.

Según la organización “Red de madres buscando a sus hijos”, de 2006 a 2017 en México se reportaron 27 mil 605 casos de niños robados, y es probable que algunos de ellos hayan terminado en una de las redes de trata, tráfico de órganos o del crimen organizado, refirió en un comunicado. Las víctimas provienen principalmente de Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y San Luis Potosí, y los lugares de destino son la Ciudad de México, Nueva York, Monterrey y Tijuana.

La trata de personas con fines de explotación sexual, es la forma más conocida de este delito y en casos documentados por asociaciones civiles, como la “ONG Sin Trata”, las mujeres son obligadas a tener hasta 60 relaciones sexuales diarias en jornadas de hasta 16 horas en los 7 días de la semana. Y todo el dinero lo deben entregar a sus captores.

No menos importante es que 24.9 millones de personas son explotados con propósitos de servidumbre y realizar trabajos forzados, a otros los emplean para mendigar en las calles y muchas más se convierten en simples especímenes que tienen un propósito específico: “la utilización de úteros para concebir como forma de esclavitud, así como el tráfico de órganos”. 

Dicho todo lo anterior y de acuerdo con el Índice Mexicano sobre la vulnerabilidad ante la Trata de Personas, se identifican seis dimensiones que derivan en que una persona sea víctima de este crimen:

  • Presencia generalizada de violencia social.
  • Pobreza y carencias.
  • Deficiencia en los sistemas de justicia y seguridad pública.
  • Explotación laboral.
  • Migración.
  • Discriminación.

Aunque algunos digan que esta actividad se realiza en la clandestinidad, lo cierto es que ocurre a plena luz del día. Este tipo de esclavitud está cruzando la puerta, el problema está más cerca de lo que pensamos y lamentablemente nos asecha a cada instante. Todos sabemos en qué calles y en qué sitios operan estas mafias. Es más, hay zonas en esta ciudad en las que se trabaja todo el día y la autoridad en más de una ocasión hace evidente su complicidad y su participación en la protección de este negocio.

Tan solo en la CDMX en el 2013, la PGJ del entonces Distrito Federal reportó que la trata generaba 32 mil millones de dólares anuales para el crimen organizado. Una evidencia más de que el país no está exento de este virus que envenena el mundo.

El cortometraje presentado por la “Coalición de Estudiantes y Profesionistas” logró sintetizar en unos cuantos minutos, el horror al que están expuestos hombre y mujeres al salir de casa y tuvieron el cuidado de encriptar la terrible experiencia que han vivido miles de familias en México y en el mundo.

La crudeza de las imágenes son altamente reveladoras y si bien es cierto, este cortometraje fue concebido para que lo vea un sector específico de la población (estudiantes), nadie está exento de ser víctima de este delito por lo que es obligación de todos socializar este material para que se comprenda la trascendencia de lo que es la trata de personas en cualquier extracto social y sin importar la edad.

Si de algo estoy segura, es que no alcanzan las palabras para describir la monstruosidad en la que se convierten “las y los tratantes”. No solo engañan, tienen una altísima habilidad para seducir, persuadir y someter a sus víctimas y qué difícil resulta que en cuestión de segundos te arrebaten tu libertad y te conviertas en la propiedad de alguien, de la nada, te vuelves una simple mercancía que enriquece a un puñado de desalmados.

Finalmente, quiero insistir en la felicitación a la “Coalición de Estudiantes y Profesionistas”. El trabajo que realizaron demuestra que los jóvenes están asumiendo su responsabilidad frente a los problemas que más lastiman a nuestra sociedad y su profesionalismo debe ser conocido en todos los rincones de las redes sociales

..

..

 

Por: Gabriela Jiménez Godoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.