Vanessa Rubio narra cómo vivió Meade su derrota el 1 de julio

Política

Agosto, 13, 2018

Vanessa Rubio Márquez, ex vocera de José Antonio Meade Kuribreña, quien fuera candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), reveló cuáles, según ella, fueron los errores en la campaña y cómo fue el momento en que el ex titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), habló con el presidente Enrique Peña Nieto sobre su discurso para reconocer el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, antes de que se dieran a conocer los resultados preliminares.

En entrevista para el programa de ‘La Silla Roja’ de la cadena El Financiero TV, la también ex subsecretaria de Hacienda y Crédito Público, señaló que “la comunicación y una campaña no tan agresiva, fueron algunas de las fallas que llevaron Meade a reconocer su derrota”.

“En muchos casos la campaña pudo haber sido mucho más agresiva en términos comunicacionales, en muchos aspectos pudo haber tenido desde el inicio una mejor interlocución entre partidos que apoyaban a José Antonio Meade, pudo haber aspectos de mayor coordinación que acabaron solventándose conforme fue avanzando la campaña”, aseguró la ex coordinadora de la oficina de campaña de la coalición ‘Todos por México’.

“No fue fácil, fue un día muy complicado. La instrucción que yo recibí fue ir a votar y regresar a su casa [de Meade Kuribreña] para ver resultados. Estuvimos su equipo más cercano viendo cómo nos reportaban la información que llegaba, le iba yo pasando datos de lo que era relevante”, indicó la ex funcionaria pública federal.

“Comió con su familia y su equipo más cercano y acabando de almorzar decidió ya irse al PRI, nos fuimos a la sede del partido y vimos los resultados con una tendencia muy clara. Pepe es muy ecuánime, nos juntó a René Juárez [Cisneros], estuve yo, y Pepe tomó la decisión de que le gustaría salir antes y marcar una pauta de responsabilidad democrática. Revisamos el discurso, respiró hondo, habló con el presidente de la República, sí, sí habló”, abundó la ahora senadora electa por el PRI.

“Revisamos el discurso, y simplemente respiró hondo, asumió su papel en este momento histórico para el país y decidió salir ante los medios a hablar. Como buen economista y demócrata, sabes cuando los números son irreversibles y tomó una decisión relevante para este país”, señaló Rubio Márquez.

En cuanto al gobierno que encabezará López Obrador, la senadora priista electa dijo que es necesario esperar las acciones que tomarán los próximos funcionarios para evaluar el desempeño de su administración. Sin embargo, aprovechó para deplorar que se castigue a los funcionarios del Gobierno en general, como si fueran responsables de la corrupción en México, cuando se trata de un problema multifactorial, aseveró.

El pasado 3 de agosto, el ganador de las elecciones presidenciales del pasado 1 de julio se reunió en su domicilio particular, con su ex contrincante José Antonio Meade Kuribreña, quien es una persona “decente, buena, honorable, ese es mi punto de vista”, aseveró.

A través de un video que compartió en su cuenta de la red social Twitter, el político tabasqueño apareció sentado junto al ex titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Ambos sonreían.

“Invité a desayunar aquí en la casa a José Antonio Meade, porque nobleza obliga, José Antonio fue el primero que me habló el pasado primero de julio, para reconocer que habíamos triunfado y desearme que me fuera bien, porque de esta manera le iría bien al país”, indicó el virtual presidente electo.

“Tenemos los mexicanos que unirnos, tenemos que reconciliarnos, hay que unirnos, para sacar adelante a nuestro querido México y llevar a cabo la cuarta transformación de la vida pública del país”, enfatizó López Obrador desde su casa ubicada en la calle Cuitláhuac, de la colonia Toriello Guerra, de la Delegación Tlalpan, en la Ciudad de México.

Por su parte, Meade Kuribreña -quien quedó en tercer lugar en las pasadas elecciones presidenciales- reiteró lo que le dijo en la llamada del 1 de julio: que sí le va bien al tabasqueño, le va bien a los mexicanos. A López Obrador solo faltaría reunirse con Ricardo Anaya Cortés, tal como lo había anticipado en días pasados.

Por: Gabriel Xantomilla 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.