TINTERO

Nacional

Octubre, 16, 2020

Como un balde de agua fría -de esa con la que, dicen, bañan a la infantería a las 5 de la madrugada- ha de haber caído entre los integrantes de la administración del expresidente Enrique Peña Nieto la detención en el aeropuerto de Los Ángeles, California, la detención del ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda.

La noticia fue dada a conocer por el titular de la SRE, Marcelo Ebrard, quien en su cuenta de Twitter escribió la noche de ayer: “he sido informado por el Embajador Christopher Landau de los Estados Unidos que el ex Secretario de la Defensa Nacional, Gral. Salvador Cienfuegos Zepeda, ha sido detenido en el Aeropuerto de Los Angeles, California”.

El canciller agregó que la cónsul estaría pendiente para apoyar al general secretario y que los cargos para la detención serían dados más tarde.

Estos los dio hoy y son cinco, entre los que sobresalen tráfico de drogas y lavado de dinero.

“Desde Los Angeles la Cónsul , Marcela Celorio, reporta: la audiencia será a las 14:30 (16:30 hora de CDMX) se estima será trasladado el Gral. Cienfuegos a Nueva York, su abogado llega en unas horas desde México, son 5 cargos relativos a narcotráfico los que se le imputan”.

Hay que tener en cuenta que la aprehensión se dio a solicitud de la DEA y que podría estar vinculada con el proceso que se le sigue, también en EU, al ex secretario de Seguridad Pública nacional con el panista Felipe Calderón.

Por cierto, el caso del general en retiro también se radicó en Nueva York, donde se enjuicia a Genaro García Luna, el otrora llamado super policía.

Hoy, al ser interrogado por los molestos medios de comunicación en la mañanera, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, afirmó que en México no hay ninguna investigación contra el general, y que él no sabía nada sobre la detención hasta que se la comunicó anoche el canciller.

Es en verdad preocupante lo que ocurre porque muestra que no son necesarias costosas e inútiles consultas para apresar a exfuncionarios corruptos y que, lo más importante y lastimoso, es que el largo brazo de la justicia es externo porque en nuestro país aún permean las complicidades.

Se sobreentiende que venimos (¿sólo venimos?) de dos narco estados.

Cuando Calderón señaló que no sabía en qué andaba García Luna nadie se lo creyó. Ahora todos estamos expectantes de saber cómo se deslinda Enrique Peña Nieto.
¡Qué porquerías de autoridades hemos tenido!

Nada más recordemos, y tengamos presente, que el primer cuadro castrense en la actualidad fue promocionado por Salvador Cienfuegos Zepeda.

Entre ellos, nada más y nada menos que el hoy titular de la SEDENA.

A propósito, López Obrador manifestó que le tiene toda la confianza al general Luis Cresencio Sandoval, (SEDENA) y al almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de la Marina (SEMAR), y aseguró que por sus antecedentes, son incorruptibles y honestos. Ojalá.

Por: Jesús Sánchez Ramírez/Latitud Megalópolis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.