LOS 2 PRIMEROS AÑOS DE TRANSFORMACIÓN

Nacional 

Diciembre, 7, 2020 

La explosión del ducto de Pemex en Tlahuelilpan, en el Estado de Hidalgo, el 18 de enero de 2019, que dejó un saldo de 137 personas muertas y decenas de heridos, como en su momento lo indiqué, fue un mal presagio, o por mejor decir evidenció la falta de interés del gobierno en atender estos temas.

El razonamiento era muy simple: si al gobierno (en ese entonces nuevo, flamante, apabullante…) no le importó dejar perecer en la forma que lo hicieron esas personas –a la vista de todos y de la forma más mediática posible- menos le iban a importar casos de menor exposición en medios.

La violencia que día a día padecemos en México, como señaló recientemente el presidente, no está entre sus prioridades o preocupaciones, ahora nos lo dice, pero ya tenía mucho tiempo evidenciándolo.

Podemos remontarnos a la época de gobierno de la Ciudad de México en que vimos –tal vez por primera vez- como los pobladores de Tlahuac quemaban vivos a elementos de la policía federal sin que ni el gobierno federal ni local hiciera nada, como ahora en Tlahuelilpan. Desde luego se podrá pensar que es una desafortunada coincidencia, no obstante se debe resaltar que el propio titular del ejecutivo lo señaló recientemente: la violencia delictiva no está en su agenda ni es prioridad ni es su preocupación.

Para ser sinceros si ponemos atención a la campaña política de las “izquierdas” en ella no está la agenda de la violencia: abrazos no balazos lo podría resumir, pues tal parece, al menos así nos lo ha vendido la “izquierda progresista” la cuestión de ley y orden es un tema de la derecha.

En este contexto no es de extrañar que los records de homicidios violentos, feminicidios, suicidios, desapariciones de personas, en el gobierno federal parecieran no interesar a nadie. Bueno si no interesan las muertes por la pandemia del corona virus menos interesarán los otros temas.

Por ahora, como es evidente, desde luego lo fue desde el inicio del actual sexenio, la única preocupación de nuestros gobernantes es la electoral y lo seguirá siendo, al menos los próximos cuatro años.

Por: /Latitud Megalópolis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.