Lucen vacías las calles de la CDMX, por declaración de semáforo rojo

Ciudad

Diciembre, 26, 2020

Vacías y desoladas, lucen este fin de semana varias calles de la Ciudad de México tras el cierre de negocios obligatorio por la declaratoria de semáforo rojo en la Zona Metropolitana Del Valle de México.

Los establecimientos no esenciales deberán permanecer cerrados hasta el próximo 10 de enero, a menos que las hospitalizaciones no disminuyan.

De lo contrario, las medidas permanecerán e incluso podrían ser más estrictas, dijo en días pasados el subsecretario Hugo López-Gatell.

La jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, confirmó la reducción de movimiento por el cierre de los negocios en la capital.

“Hay una importante disminución en la movilidad de la Ciudad. Fundamental para reducir los contagios. Agradezco mucho a la ciudadanía por su solidaridad y colaboración”.

En la imagen, la calle Amberes en la Zona Rosa de la colonia Juárez, sitio emblemático de reuniones sociales que, durante un fin de semana normal, estaría atiborrado de visitantes que gustan de asistir a los bares y restaurantes que caracterizan a esa parte de la ciudad.

Luego de la declaración del semáforo rojo de alerta máxima en la Ciudad de México y el Estado de México, los empresarios se alertaron nuevamente.

Y es que cientos de miles de familias viven de la operación de los pequeños, medianos y grandes negocios clasificados como no esenciales.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) calificó de “catastrófico” el nuevo cierre de establecimientos.

Estima que ocho de cada diez establecimientos que cerraron durante la pandemia podrían no abrir nuevamente si la ciudad no regresa al semáforo naranja, porque habrán quebrado.

El organismo calcula que a fin de año, podrían cerrar en todo el país 122 mil restaurantes y perderse 450 mil empleos. En la Zona Metropolitana del Valle de México, podrán cerrar hasta 13 mil 500 establecimientos definitivamente.

Pese a ello, CANIRAC hizo un llamado a la industria restaurantera a “no bajar la guardia” y cerrar sus establecimientos para evitar un repunte de contagios que obligue a las autoridades a imponer mayores medidas restrictivas.

“Hemos llamado a todos nuestros agremiados para que no relajen las medidas preventivas y extrememos precauciones con la responsabilidad que hemos comprometido para que nuestras unidades contribuyan de manera decisiva con las medidas sanitarias que están demostrando ser efectivas”.

Hasta el momento, estiman, han cerrado 90 mil restaurantes en México desde que inició la pandemia hasta octubre.

En días pasados, la jefa de gobierno anunció que apoyarán económicamente a los empleados y centros de trabajo que no podrán operar durante esta época, donde los contagios por COVID-19 incrementaron al grado de colapsar los hospitales y obligaron a la administración a regresar al rojo en el semáforo epidemiológico.

Los apoyos serán destinados en cuatro paquetes, a saber: créditos a micro y pequeñas empresas; un apoyo emergente de 2 mil 200 pesos a personas que trabajan en restaurantes formales e informales; un adelanto de útiles y uniformes a beneficiarios de Mi beca para empezar e incentivos fiscales para comerciantes del Centro Histórico.

Para micro y pequeñas empresas, destinarán 500 millones de pesos repartidos en microcréditos de 50 mil pesos. Cada empresa podrá acceder a un monto único de 10 mil pesos, que deberán pagar en dos años con un periodo de gracia de 10 meses y sin tasas de interés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.