Tras la muerte de un alumno, la UNAM retira a sus pasantes de un hospital

Nacional

Enero, 8, 2020

La UNAM informó este jueves que todos los médicos pasantes del Hospital General de Ecatepec, en el Estado de México, fueron retirados de la institución, después del fallecimiento de un alumno por complicaciones de COVID-19.

En un comunicado, la FES Iztacala lamentó el fallecimiento de Jorge Alejandro López Rivas, quien falleció el cuatro de enero por complicaciones de COVID-19.

El alumno de la carrera de Médico Cirujano e interno del hospital, habría sido obligado a atender a pacientes con COVID-19 sin protección personal como guantes, cubrebocas ni bata; y al momento de contagiarse y presentar síntomas no recibió la atención necesaria.

Tras varias reuniones de las autoridades universitarias con la Secretaría de Salud en el Edomex, el Hospital General de Ecatepec “Dr. José María Rodríguez” y su grupo de internos, la directora de la FES decidió retirar a su equipo de la dependencia.

“Decidí retirar en su totalidad al equipo de médicos internos pasantes de pregrado de nuestra Facultad asignados a dicha dependencia”, informó la directora del plantel, María del Coro Arizmendi Arriaga.

La directora anunció que sus alumnos regresarán al hospital siempre y cuando mejoren las condiciones para que puedan realizar su trabajo con las medidas de seguridad adecuadas.

“También he girado instrucciones específicas para que, nuevamente, se lleven a cabo revisiones a las distintas sedes hospitalarias en donde nuestras y nuestros alumnos laboran para que, en las que no puedan proporcionar condiciones óptimas para el desarrollo de sus actividades, se retiren de inmediato”.

Asimismo, recordó que los internos que realizan sus pregrados en estos momentos lo deben hacer de forma voluntaria; y pidió a quienes decidan continuar comunicarse con la jefatura de la carrera en caso de detectar situaciones irregulares.

“La pérdida de la vida de Jorge Alejandro llena de tristeza a la Universidad Nacional y a nuestra Facultad y deja evidencia del fuerte compromiso y vocación de nuestros alumnos, quienes se encuentran cumpliendo con la responsabilidad social de nuestra institución”.

LOS HECHOS

Jorge Alejandro López Rivas falleció el cuatro de enero por complicaciones de COVID-19 tras irregularidades cometidas por el Hospital de Ecatepec.

El médico fue obligado a reanimar y tomar muestras a pacientes sospechosos de COVID-19 sin contar con “el equipo mínimo indispensable” como guantes, cubrebocas, bata, entre otros.

Aunque el médico inició con síntomas de infección el 12 de diciembre, se presentó a su guardia normal en la zona de urgencias a petición de sus superiores.

El 15 de diciembre, Jorge Alejandro acudió a la unidad de servicio con triage respiratorio. En el lugar, autoridades del hospital le realizaron una valoración médica donde explicaron que no tenía nada, aún cuando se mantenía con todos los síntomas de la enfermedad.

Alejandro continuó laborando porque, de lo contrario, una falta se tomaría “como incumplimiento de su labor”. Más tarde, en plena guardia, su cuadro clínico se complicó.

El médico comenzó a saturar oxígeno a 79 por ciento, por lo que buscó ayuda con su médico particular para ser atendido. Pese a ello, las autoridades del hospital rechazaron ayudarlo.

El 4 de enero, en estado de gravedad, Jorge Alejandro ingresó a la sala de choque del Hospital de Ecatepec, donde fue reanimado por médicos residentes que tampoco tuvieron acceso al material necesario para protegerse del virus ni al equipo que requerían para salvar la vida de Alejandro, quien falleció a las 17:40 horas.

Por: Enrique López Ocampo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.