Tras la decisión del órgano electoral, ambos personajes deberán parar sus actividades proselitistas por haber perdido su registro como candidatos.